In Consejos dentales

Desde bebidas frías hasta helados, el verano es la mejor época del año para darnos el gusto de disfrutar de lo que más nos gusta. Eso, siempre y cuando no sufras sensibilidad dental, claro. Por ello, desde nuestra clínica dental en Móstoles y en San Sebastián de los Reyes te vamos a ofrecer algunas recomendaciones para tratar este problema y que puedas disfrutar de todo aquello que te apetezca en verano. ¡Toma nota!

Renueva tu cepillo

Para empezar, deberías considerar tanto tu cepillo de dientes como la fuerza que empleas para cepillar tu dentición. Aunque, es necesario cepillarse los dientes, como mínimo, dos veces al día, un cepillado demasiado brusco – junto con unos filamentos demasiado duros – puede acentuar la sensibilidad de los dientes.

Si es tu caso, sustitúyelo por un cepillo más suave y sé un poco más gentil con tus dientes y encías. También recuerda que es recomendable renovarlo cada dos o tres meses.

Revisa tu pasta de dientes y amplia tu higiene dental

La sensibilidad dental puede producirse por varios motivos, pero, en la mayoría de los casos, es consecuencia del desgaste de la capa externa del esmalte de un diente, que provoca la posterior exposición de la dentina. Si usas pastas dentales blanqueadoras, ten en cuenta que a veces pueden agravar el problema.

Te recomendamos, pues, que optes por buscar una pasta de dientes especial para dientes sensibles. Esta los recubre con una capa reparadora que ayuda a no dejarlos expuestos permanentemente.

Asimismo, existe toda una gama de geles fluorados y enjuagues creados específicamente para dientes sensibles, que pueden ayudarte a aliviar las molestias, fortalecer el esmalte y reducir el dolor.

Intenta evitar las bebidas carbonatadas

Tomar bebidas carbonatadas puede desgastar del esmalte dental. No obstante, si la idea de pasar el verano sin tu refresco favorito puede ser muy dura de soportar, usa una pajita. Así, el líquido no entrará en contacto directo con tus dientes.

Deja el cepillado para más tarde

O, al menos, evítalo tras la ingesta de alimentos o bebidas ácidas, como frutas y refrescos. El ácido puede erosionar el esmalte y provocar sensibilidad en los dientes. Eso sí, procura siempre cepillarlos justo antes de acostarte.

Considera el uso de un protector bucal

Muchas veces, sin darnos cuenta, rechinamos o apretamos los dientes mientras dormimos. Esto provoca que los dientes estén sensibles, lo que, definitivamente, no es ideal para comer alimentos fríos y dulces.

Si sospechas que puedes estar rechinando o apretando, consulta con tu dentista en Móstoles y en San Sebastián de los Reyes para que te aconseje uno que se ajuste a tus necesidades.

Así, si sufres de sensibilidad dental y no quieres que te estropee más el verano, pídenos cita y analizaremos las causas de esta y el mejor tratamiento para combatirla.

Recommended Posts
grillz salud oral